Inti Raymi: tradición, música y color

Print Friendly, PDF & Email

(cuarta y última parte)

Hijo de Viracocha, el dios creador del universo, Inti el dios sol, es el antepasado de los primeros reyes del imperio inca. Inti es uno de los dioses incas más venerados por los habitantes del imperio del Tahuantinsuyo por ser quien brinda luz y calor favorable para los cultivos. Es el ser que les proporciona la vida.

Un dios que juega un papel tan importante en el día a día de cada uno de los habitantes del imperio debe ser venerado como corresponde. Las lluvias se alejaron. El frío extremo de Los Andes diezmó las cosechas, por lo que hay que pedirle a Inti que no se aleje más. Debe ser una fiesta fastuosa. Deben venir de todos los extremos del imperio a ofrecer sus ofrendas.

Mi día comenzó temprano con un frío intenso. Poco a poco el sol comenzaba a entibiar la multicolor Plaza de Armas de Cusco, que ya a las 9 de la mañana no podía más de recibir tanta gente. Nuestro guía nos tenía reservado un lugar privilegiado en las escalinatas de la catedral. Ya estaba por comenzar una de las fiestas más importantes de toda la comunidad andina: Inti Raymi 2019. La ceremonia se divide en 3 actos: el primero en Qorikancha, el segundo en la Plaza de Armas y el último en Saqsayhuaman. (Yo asistí a los 2 últimos).

Esta ceremonia fue instaurada por Pachacutec en el año 1430 aproximadamente. El objetivo fue el de reorganizar el imperio con el sometimiento cultural de los pueblos conquistados. Los invasores españoles prohibieron esta festividad, sin embargo desde el año 1944, cada 24 de junio,  la ciudad del Cusco celebra esta fiesta como reivindicación de la cultura inca y como atractivo turístico. Actualmente participan más de 800 actores, todos muy bien preparados con sus trajes típicos y representando cada Suyo del imperio. Recordemos que el Tahuantinsuyo estaba conformado por los 4 suyos o regiones: Collasuyo (al sureste de Cusco) Región de la llama, Chinchaysuyo (noroeste) Región del tigrillo, Antisuyo (noreste) Región del jaguar, Contisuyo (oeste) Región del cóndor.

En medio de la plaza hay un altar. El primero en llegar es el sinchi y su guardia, revisan el lugar y ordena el ingreso del ejército y los músicos, la Coya (esposa del inca) ingresa en andas, acompañadas por las aqllas y ñustas, seguido por la nobleza y finalmente por el majestuoso Inca. Es una explosión de música y color.

Desde el Ushnu (construcción en forma de pirámide que usaba el Inca para presidir las ceremonias más importantes) se dirige al dios Sol, realiza el rito de la coca, lanza las tres hojas sagradas en ofrenda y solicita al sumo sacerdote que adivine la voluntad del Sol. Luego se dirigen a Saqsayhuaman.

Hay que apurarse. Nuestro guía nos ayuda a abrirnos paso entre la multitud para poder tomar la movilidad que nos lleva a Saqsayhuaman. Al llegar, me sorprende una gran explanada y de fondo, a modo de anfiteatro, ruinas incas que serán el escenario para el último acto de la festividad.

Comienzan los cánticos y danzas de los diferentes pueblos que conforman el Tahuantinsuyo. Todos reunidos ofreciendo cada uno su mejor representación. Están los 4 extremos del imperio, los 4 suyos representados por una gran cantidad de actores orgullosos de sus raíces. Una fiesta llena de color, tradición y orgullo que por momentos te eriza la piel. Nuestra ubicación es privilegiada.

Después de recibir los informes de los jefes de cada suyo, el sacerdote inicia el rito de la chicha (bebida sagrada), el rito del fuego y el sacrificio de la llama (tranquilo!! Ya no se hace. Desde hace varios años que ya no se sacrifica la llama. Ahora sólo se hace una representación).  El sacerdote manifiesta los buenos augurios, el gran Inca se muestra satisfecho. Así culmina esta gran ceremonia inca conocida como Inti Raymi.

Ya son cerca de las 5 de la tarde, entre medio nuestro guía nos brinda un box lunch que ni supe como lo comí. La verdad es como que el tiempo se detiene. Si por algún momento te olvidas del altoparlante y de la gente, es como si estuvieras en la época. Creo que es un experiencia que debes vivir al menos una vez en tu vida.

Cabe destacar que en el tiempo de los incas, más de veinticinco mil personas se reunían en Cusco para celebrar el festival del Inti Raymi. Actualmente se celebra cada 24 de junio de todos los años durante el solsticio de invierno, en otras palabras el inicio del Año Nuevo Andino.

About the Author

Leave a Reply

*

*

code

Llámanos