Cusco, el Ombligo del Mundo

(Primera parte) Hasta que por fin llegó el día en que estaba pisando suelo cusqueño, después de haber volado de Santiago a Lima y luego de Lima a Cusco. Eran las 6 de la mañana, y del frío y del sueño se hizo cargo un rico mate de coca con muña, un brebaje caliente que te...
Llámanos